Gabinete de Psicología Caraballo Ortega Tfno: 646 457 257
Gabinete de Psicología Caraballo Ortega Tfno: 646 457 257                                                            

Abuso sexual en la infancia

El abuso sexual es un problema de salud


El abuso sexual a niños, niñas y adolescentes es un tipo de maltrato que se da en todas las sociedades, culturas y niveles educativos, económicos y sociales.

 El abuso sexual puede ocurrir con o sin contacto físico, mediante conductas que van desde provocaciones verbales hasta agresiones con penetración anal, vaginal o bucal.

 

 Actividades sexuales consideradas como abuso sexual infantil :

 

Contacto físico sexual en forma de penetración vaginal, oral o anal, utilizando para ello cualquier parte del cuerpo del abusador, algún objeto o animal.

El tocamiento intencionado de los genitales o partes íntimas, incluyendo los pechos, área genital, parte interna de los mismos o nalgas, o las ropas que cubren estas partes, por parte del perpetrador hacia el niño, niño o adolescente.

Alentar, forzar o permitir al niño, niña o adolescente que toque de manera

inapropiada las mismas partes del perpetrador.

Exponer los órganos sexuales a un niño, niña o adolescente con el propósito

de obtener excitación/gratificación sexual, agresión, degradación...

Realizar el acto sexual intencionadamente en la presencia de un menor de edad con el objeto de buscar la excitación o la gratificación sexual, agresión, degradación u otros propósitos semejantes.

Auto-masturbación en la presencia de un niño, niña o adolescente.

Forzar a la pornografía.

El abuso sexual infantil ocurre como parte de un proceso en el que una persona, al menos 3 años mayor, ejerce poder sobre un niño o niña menor de 14 años, de manera asimétrica, mediante manipulación psicológica, chantaje, engaño, fuerza o basándose en un vínculo de dependencia

 

La dimension ética del ASI

El abuso sexual implica un ejercicio abusivo del poder. En el caso de niños, niñas y adolescentes, la edad determina una condición de indefensión física y psicológica, siendo ésta última mayor cuando existe un vínculo afectivo con el/la agresor/a, particularmente cuando esta persona es la encargada de su cuidado. El abuso sexual utiliza este poder para involucrar a la víctima en actividades  sexuales, privándole de la oportunidad de experimentar voluntariamente, en un contexto afectivo y sin violencia, y a su propio ritmo evolutivo.

Dimensión psicológica

El abuso sexual, por ser una forma grave de maltrato, altera el desarrollo biopsicosocial actual y futuro de un niño, niña o adolescente que ha sido víctima. Es además un factor importante de riesgo para su salud mental en la edad adulta, pudiendo generar o producir, entre otros, cuadros de depresión, trastornos de estrés postraumático, trastornos de personalidad, trastornos disociativos, disfunciones sexuales y según sea el gravedad y la recurrencia de los abusos pueden presentarse descompensaciones psicóticos, trastornos psicosomáticos y en general cualquier tipo de patología psiquiatrica y/o física

Prof. Concha Caraballo Ortega en Doctoralia

      consulta online

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
Concepción Caraballo Ortega Página web creada con 1&1 IONOS